miércoles, 14 de octubre de 2015

Salud, dinero y amor



¿Cuáles son las facetas más importantes en la vida del ser humano?... se podría decir que salud, dinero y amor... letra de canciones y telenovelas.

Y si tuvieses que elegir entre estas tres ¿Cuál consideras la más importante?... a mi parecer, la SALUD se podría anteponer al resto, porque cuando esta falta, las otras dos tienen menos interés. Tal como afirman algunos pacientes: "he dedicado toda mi vida a amasar mi fortuna, y ahora me doy cuenta que seré el hombre más rico del cementerio".

Quizás, este sea el motivo de la vocación que orienta mi vida.


Y partiendo de esta reflexión, en la consulta con pacientes de biodescodificación, analizando el conflicto emocional que subyace tras cada síntoma, percibo cierta desorientación en el manejo de las emociones y en el conocimiento de uno mismo.

Para suavizar este desconcierto, estoy convencida de que podemos seguir aprendiendo de los clásicos, ya que, aunque pasen cientos de años y cambien las modas, o nos hayamos convertidos en más técnicos… la naturaleza del ser humano tiene las mismas debilidades que los antiguos, tales como la soberbia, el egoísmo, la envidia, el miedo o la ira, entre otras.

Se ha diluido la identidad, no sabemos quiénes somos, damos más protagonismo al aparentar que al Ser y en ese sentido se ha perdido el rumbo. ¿Quién soy? Identificarnos con los anhelos profundos que están por encima  de la razón.

Recuperemos los valores, aprendiendo a diferenciar lo que es Bueno para todos, lo que debo hacer en contraposición a lo que me interesa y me beneficia; es decir, distinguir el bien del mal, y anteponer el ser mejores personas aunque no seamos los más reconocidos y exitosos.

Y lo cierto es que, aunque estemos desbordados por mucha información y opiniones, se percibe cierta falta de honestidad en la mayoría de los casos. En este momento parece que todo vale, lo importante es que no se conozca cuando actúo deshonestamente.  Debido a esto generamos una gran desconfianza y nos distanciamos por miedo a que nos hagan daño.

Defiendo que hay que seleccionar las mejores acciones que despierten lo mejor del ser humano. Para ello hay que definir internamente lo que es verdad y lo que es mentira. No quedarnos con la superficie de las cosas. Los grandes sabios afirman que conocemos a los demás cuando nos conocemos a nosotros mismos… Ver tras el cristal de los hombres y ver en nosotros mismos... con sinceridad.

Además, los grandes personajes de la historia hablan de lo temporal y de lo atemporal, de lo pasajero y lo duradero, de lo mortal y lo inmortal.

La actitud natural del ser humano consiste en asombrarse de la maravilla de la Naturaleza, disfrutando de un amanecer; del azul y la profundidad del mar; de percibir la inteligencia que subyace detrás de todas las cosas, las leyes de la naturaleza, y permanecer en armonía con ese orden y esa justicia.

Hemos de aprender a tomar las mejores decisiones evitando la manipulación del consumismo, pudiendo retirarnos para establecer un diálogo íntimo en la soledad de la lectura de los grandes que nos aporten cordura. Porque ¿qué sentido tiene la vida de otra forma?... comer, dormir y trabajar se queda vacio e insulso si no nutrimos nuestro interior, elevando la mirada hacia los ideales de BELLEZA, BONDAD, VERDAD y JUSTICIA, tal como ha transmitido Platón.

Incluso podíamos aceptar una tragedia y dominar las emociones, puedo sentirme bien y hacer lo que debo aun en las adversidades... y aceptar la naturaleza de las cosas. Puedo no comprender lo que pasa pero sucede por algo y depende de mi actuación, aprenderé o no de esa enseñanza.

Concepción Melero.